viernes, 27 de julio de 2018


PAISAJES INTERIORES
«Carta a un Amor»
Por Hilario de Jesús Esteban López


CARTA A UN AMOR

Todo animal deja huella,
                esta es la mía.
  
Trino de pájaro solitario, religión de tu amor,
rezo a discreción de mi alma soñadora,
pizca de una coma, grito sonoro de una exclamación,
guiño de un punto, la canción rítmica de mi corazón.
  
Aquí cobra vida tu nombre.
Suspiro, rima de una poesía, loco frenesí,
palabra escrita, voz que canta
          desde las frágiles arterias de mi alma,
ritmo incesante, ceguedad, lucha, amor.
  
Podrás leer sumergiéndote
          hasta ahogar los suspiros;
húndete en el trasfondo lúcido
          y encontrarás tu nombre anónimo;
estarás como un arquetipo,
perla formada por la herida de la arena
          sobre la frágil carne de una ostra.
  
Serás un espejo que cristaliza el resplandor del día
    a través de la diadema semidifusa de un prisma;
tu nombre será proscrito, pero no ignorado;
se moverá como una sombra
          tras el vértigo de mis palabras,
te verás trasparente, autografiada muda,
                                                pero viva.
  
Alumbra con tus ojos las veredas
por donde camina mi corazón enamorado;
resplandecerán las palabras,
que se encenderán como luciérnagas
                       en medio de la noche.
  
Como una campanada en lo alto
          de la montaña, sonará tu nombre.
  
Monumento a tu amor, es este,
léelo y sabrás quién soy.
  
Faro, allá en la costa de mis recuerdos:
          esa eres tú.
  
Las estrellas de mi negra noche
                brillarán a través de este pasillo;
verás mis glorias latentes, mis rimas locas,
y el pérfido secreto de mi corazón
                        rugirá apasionado.
  
Detente al borde de mis pensamientos,
y verás mi alma desnuda;
acércate casta e inocente a saborear
     la poesía que emana de mi alma.
  
Amar es vivir.
  
El viento se escucha cuando susurra,
mi voz susurrará entre las hojas de este libro;
los pájaros sacuden sus alas al cantar,
yo sacudo mis suspiros para liberar mi alma;
No reveles el secreto de tu corazón
                                 a una mujer,
porque entregarás tu cuello
al verdugo ufano de sus caprichos,
                                      decía mi Padre.
  
Yo te he coronado la reina de mis pensamientos,
la alma máter de lo infinito;
te he tallado con el pedernal de mi palabra,
hay laureles para ti, en mi poesía,
he vaciado el nardo al regazo de tus pies.
  
Aquel pequeño brote, busca el sol para vivir,
yo busco la luz de tus ojos,
el halo prohibido de tus labios,
para ser el mártir de tu amor;
fuiste el hálito de mi poesía,
el alma de mi vida, la luz que mis ojos
                      buscaron cada mañana.

¿Quién caerá a tus pies
como cae un esclavo rindiendo su corazón?
          Yo, el anacoreta de tu religión,
                   el disidente por tu amor,
el naamanita apasionado que busca tu perfume.
Yo, el proscrito por tu boca,
el delirante de tus besos,
por el dulce néctar de tus labios,
murmurando a tu oído redención.

¡Silencio!, me dicen tus labios.
Silencio guardaré yo
      para que hablen tus besos.
  
[...]
  
NOTA del EDITOR: El poemario ha visto la luz esta semana y lo componen tres poemas, uno de los cuales es el que os entrego en esta notificación. Los que estéis interesados en leer o copiar o bajarse el texto completo, podéis hacerlo en esta dirección:
http://www.gibralfaro.uma.es/antologias/pag_2078.htm
 
 
   
   
*     *     *

martes, 17 de julio de 2018


PAISAJES INTERIORES (II)
«Pájaros de Tinta»
Por Washington Daniel Gorosito Pérez
  
  
EL MONTE HERIDO
  
Una algarabía de colores
             como un arco iris
rompe con el negro de las nubes nocturnas.
  
El monte amanece herido.
Brota de él un humo azulado,
los árboles mandan
señales de fuego apocalíptico.
Batahola de extinción.
  
La tierra de dolor preñada.
  
                         Las aves huyen,
no es el invierno que las aleja.

Hay exilio de aromas florales
y se oscurece el verde de la esperanza,
           mientras se cierran
los pulmones del planeta.

[...]
    
NOTA del EDITOR: Para continuar leyendo esta selección de poemas del Prof. Gorosito, pulsa sobre esta dirección:
 
   
   
*     *     *