viernes, 17 de febrero de 2017

NARRATIVA BREVE
«El confitero eterno»
Por Luis Buero
 
UNA NOCHE SUCEDIÓ algo imprevisto.
  
El alma de mi padre se introdujo en el lugar y, por algún medio que me es imposible comprender, mezcló harina con agua, armó sándwiches a su estilo, cocinó pan dulce perfecto, creó nuevos saladitos mezclando lo agrio con lo dulce. Unos mendigos callejeros, únicos testigos en la desolada madrugada, veían desde fuera del local cómo volaban bandejas y espátulas por el aire mientras en sus oídos penetraba la Suite Holberg, de Grieg, interpretada por la Camerana Bariloche.
  
Al día siguiente, la joven pareja, al entrar, halló las góndolas y vitrinas cubiertas de mercadería que ellos no habían preparado, pero que la gente, atraída por el aroma que salía de los hornos ya apagados, entró y comenzó a llevar a manos llenas.
[...]
  
Acceso a lectura completa: www.gibralfaro.uma.es/narbreve/pag_1863.htm 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario