lunes, 26 de diciembre de 2016

GIBRALFARO. La REVISTA
CRÍTICA LITERARIA
«Rafael Alberti, poeta»
Por Antonio García Velasco
   
EN LA CARICATURA lírica de Alberti en Españoles de tres mundos, dice Juan Ramón Jiménez:
  
«Cuando se descuelgue su séptimo manto de amanerada elocuencia, tire al abismo su varita de habilidad, se evada netamente de su actual sobrerromanticismo, y en la ramazón de su disgregada labia excesiva aísle otra vez la hermosa ave fresca de su voz una, […] Rafael Alberti le va a decir a lo no mirado una gran cosa del tamaño por lo menos del mar de Cádiz, el más bello mar, para mí, del mundo, el golfo más rico de poesía sudoeste que yo conozco».
   
No es preciso plantearnos si el poeta del Puerto de Santa María, cuyas cenizas se incorporaron al mar de la bahía de Cádiz y a sus extensos fondos, se desprendió o no de cuanto Juan Ramón Jiménez considera amanerada elocuencia, varita de habilidad, sobrerromanticismo y excesiva labia disgregada, pero, ciertamente, nos ha dejado una obra tan intensa, extensa y variada como el mar gaditano. Por lo menos.
  
En la poesía de Alberti, en una u otra época, en uno u otro libro, podemos encontrar amanerada elocuencia, habilidad versal, sobrerromanticismo, labia excesiva y, tal vez, disgregada… pero también voz fresca, popular, altamente lírica. Todos los registros posibles de un gran poeta.
 [...]
  

No hay comentarios :

Publicar un comentario