domingo, 31 de julio de 2016



PENTAGRAMAS… ¡ROCK!
«Dani Martín, rock and roll y chulería»
Por Álvaro Durán Martín*

DANIEL MARTÍN GARCÍA, prestigioso cantautor español, nació el 19 de febrero de 1977 en la ciudad de Madrid. Creció junto con sus padres y hermana a las afueras de la capital, en un pueblo llamado Valdeolmos-Alalpardo. Le encantaba imitar a sus artistas favoritos en el salón de casa, y, aunque desde pequeño le apasionaba la idea de convertirse en payaso, pronto descubre su afán por la música y decidió cambiar la nariz roja por una guitarra eléctrica.

Desencantado con el instituto, en el que llegó a repetir curso hasta tres veces, Dani Martín, como es popularmente conocido, empezó a trabajar con su padre en la empresa de transporte que este dirigía. A pesar de ello, la idea de convertirse en una auténtica estrella nunca abandonó al joven madrileño por lo que comenzó a estudiar Arte Dramático en la prestigiosa Escuela de Interpretación de Cristina Rota (Madrid), donde conoció a Iván Ganchegui, otro joven apasionado por la interpretación, el arte y, sobre todo, la música.

Fue en el año 1994 cuando Dani e Iván deciden crear el grupo musical “El Canto del Loco”, del que, por aquel entonces, también entran a formar parte David Otero Martín (primo de Dani) y Alejandro Velázquez Insúa. Influidos por artistas de los años 80, este grupo de amigos comienza a escribir sus propias canciones, la cuales se convierten rápidamente en auténticos himnos nacionales e iconos de referencia para toda la juventud. Con cinco discos en el mercado, “El Canto del Loco” consiguió vender más de un millón de copias y llegó a ser uno de los grupos más importantes del panorama musical español de la época.

En 2009, a pesar de su evidente éxito, el grupo decide separarse y Dani Martín continúa con su carrera en solitario, presentando en octubre de 2010 su primer disco, “Pequeño”. Doce canciones en las que el artista se desnuda por completo para contarnos su verdadero yo, su lado más sensible, tierno y emocional. A pesar de dejar atrás su mitad desenfadada a la que estaban acostumbrados todos sus seguidores, Dani consigue enamorar al público con sus nuevas letras cargadas de verdad. Comienza aquí una gira con la que recorrerá todos los rincones españoles y parte de Latinoamérica, donde el artista cuenta con numerosos fans.

En 2013, tras un breve descanso, Dani vuelve al mercado musical con un segundo disco al que titula de manera homónima, “Dani Martín”. Con este nuevo trabajo consigue hacernos recordar ese estilo de ‘chulito’ que había abandonado estos últimos años. Canciones como “Cero”, “Emocional” o “Qué bonita la vida” consiguen llevar de nuevo al artista a lo más alto de nuestro país, llenando hasta la bandera el Palacio de los Deportes de Madrid dos noches seguidas en las que contó con la compañía de artistas de la talla de Alejandro Sanz, Leiva, Hombre G, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina, entre otros.

Tras el éxito de su último trabajo, el artista madrileño desaparece durante un tiempo para seguir trabajando en nuevos proyectos. Hace poco anunciaba que su nueva ilusión se llama “La Montaña Rusa” y que verá la luz este próximo mes de septiembre. Por el momento, solo sabemos que se trata de doce canciones de desamor, grabadas en los míticos estudios de grabación Abbey Road, ubicados en Londres; doce canciones que muestran la cara A y B del artista, su lado más emocional y racional. El primer single, titulado “Las Ganas” ya ha llevado al artista al número uno.

Un Dani cercano y comprometido. Un Dani que siempre aspira a más. Un Dani que lleva más de quince años echando carbón a un tren repleto de sueños cumplidos y por cumplir. Desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo. Ojalá que nos siga emocionando con su verdad, como mínimo, otros quince años más. 


   
­­__________
*ÁLVARO DURÁN MARTÍN (Motril, Granada, 1996) es estudiante de 2.º de Grado en Maestro de Enseñanza Primaria en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga. © «Suplementos GIBRALFARO» es una iniciativa de «GIBRALFARO.uma.es» para el desarrollo de su objetivo primigenio: «Nihil Dies Sine Linea», que ningún alumno, que nadie, deje de leer, al menos, una página cada día. Tanto la edición de la revista como la que tiene como destino otros medios (G+, Facebook y blogs) corren a cargo del Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte, de la Universidad de Málaga. De la redacción de los diferentes temas se encargan nuestros alumnos y los muchos amigos con que contamos en Suramérica y Europa, principalmente.

sábado, 23 de julio de 2016



GIBRALFARO. La REVISTA
PAISAJES INTERIORES (III)
«LA CANÍBAL DETRÁS DE LAS MURALLAS: ASCENSO Y CATÁBASIS»
Por Manuel Lozano
  
  
LA CANÍBAL DETRÁS DE LAS MURALLAS:
ASCENSO Y CATÁBASIS (II)
  
  
«...por un conocimiento admirable que yo no sabré decir...»
SANTA TERESA, Moradas del Castillo Interior
  
  
¿Cómo entra en la fiesta la caníbal? ¿Cómo entra en el festín esta caníbal? ¿A través de qué pliegues, de qué puertas, de qué último intersticio?

Como en un Canto de Alabanza, ubicuo pero a la vez insondable en el tiempo, la caníbal se regocija tanto de sus fastos como de sus desechos. Alrededor y por dentro, mastica hasta deglutirse desde la piel a sus vísceras. Con cada fragmento de sí —con cada sorbo de su extrañamiento— preparará una fiesta. Con los desechos y con el esplendor, se tatúa. «...Solamente que no comas su sangre; sobre la tierra la derramarás como agua», leemos en Deuteronomio 15, 23.
  
  
LLEGADA DE LOS INVITADOS
  
Y hace ya tiempo, demasiado tiempo que me escapé de la mano que trazaba mi fidelidad a un camino —que creía trazarlo—, y era ella misma un trazo terriblemente grave, asombroso, no menos lúcido que “las atroces divinidades de la tierra”, de Gustav Meyrink, un rostro envejecido por el día o la visión del hielo sobre las aguas de Virginia Woolf.
  
¿Cómo escribe la poiésis su biografía ficcional de eterna desterrada (mascarilla de supliciante) en la cueva? ¿Qué ilusoria fatalidad la lleva a concebir este mundo? Cuando mi mano dibuja la letra, está fundando un orbe: se recrea, solo al principio, la irrevocable voluntad del “es”, la primera pregunta sobre el deseo y su presencia. Después vendrán las aguas, mucho después.
  
El universo concentrado en el dibujo empieza por acecharnos: es decir, el irisado desdoblamiento desde la materia a la materia, errátil, primordialmente ávido por autoconocerse, por desplegar su condición caníbal, hunde sus uñas en la creación del cuerpo.
  
Desde la más antigua sumersión, me asombró el hambre de las palabras, esa hambre húmeda, tensionada, ligada a la omnipresencia de la ferocidad. ¿Pero qué idioma, Bizancio, me llevará a concebir la palabra inocente?
  
(Diario, New York, mayo de 1994).
  
  
Desde ese mismo instante inaugural, la ficcionalidad de las metamorfosis del mundo abrirá incontables caminos al simulacro de lo irreal. Los griegos hablaban de tháumata, los romanos de mirabilia. La escritura, entonces como largo laberinto de intensidades, muestra su corazón doble: tiempo y memoria en duelo circular, memoria y tiempo traicionándose insobornablemente hasta el error, hasta la apoteosis del error: el crimen.
  
«¿Quién?
¿Quién el errante que salga de mí,
cayendo en los barrancos del mundo
aún antes de haber llegado a su casa?
La perdida corona en el parque, la pérdida
haciendo sombra a todo el abandono
en los lagares de abandono antiquísimo
son ahora guijarros de universo.»
  
(De “La temida verdad del hombre músico”).*


  
__________  
Acceso a la lectura completa de la antología:

martes, 19 de julio de 2016



GIBRALFARO. La REVISTA
PAISAJES INTERIORES (II)
«Embrujo»
Por Ana Romano
  
  
DESATORNILLAR
Sacudo el ancla
Deslizo el timón
Las profundidades
que se abren en espejo
son las que surco
Abrazo la brisa
La vela esconde
desatenciones
¿Retorno?
  
  
EMBRUJO
Desliza los dedos
hambriento
Acaricia
sinuoso
lo vulnerable
El abrazo
sorprende
Y es la entrega
la que
se precipita
La guitarra
suena.


  
  
Acceso a la lectura completa de esta selección poética:
www.gibralfaro.uma.es/antologias/pag_1975.htm