lunes, 2 de mayo de 2016



PAISAJES INTERIORES (III)
«Anfiteatro de todas las Gracias (II)
Por Manuel Lozano
  
  
RADIANTE EN AGUA UMBRÍA
  
«Lo más terrible es que pensamos. ¿No es
enloquecedora la soledad del hombre:
único ser pensante en medio de los mundos?»
Pieter van der Meer de Walcheren, Nostalgia de Dios, 1955.
  
Para Liliana Herrero, voz taumaturga.
  
Primer nocturno de Oficio de Tinieblas,
pídeme.
Se oyen soledades en el jardín desierto
y araño y tajeo las puertas
que un día abrirán en mí lo inhabitado.
  
La liturgia es despiadada:
las catedrales muerden en el linde del planeta
la certidumbre de los huesos.
No puedes saciarte de contemplar así
el cruel  anfiteatro de revelaciones.
  
Como el ave fénix intrauterino que te comiera
la piel hasta el cansancio,
la piel hasta el tatuaje,
eres la costra final de la melancolía.
  
¿Por qué vagué en el agua negra 
con todo el humo del pasado
y la extremaunción de los verdugos?
  
He de salmodiar un reino de paciencia:
chimeneas, murallas, pizarrones.
¿El éxtasis fue torbellino
en la sombra soplada del comienzo?
  
Suntuosa, esta soledad
separa las aguas con tu musicadora lengua
para juntar mi sangre a viva luz del grito.
  
Sosías de los nacimientos falsificados,
no caigas en el barro de medusa.
Guarda el canto milagreante de la hierba.
Guárdame en Shakespeare, en araña-dios, en hervidero.
  
El reino está inclinado:
se inclina a la sangre.
  
(San Pablo, Brasil, Mayo de 2006.) 
[...]


      
Esta selección de poemas continúa aquí: www.gibralfaro.uma.es/antologias/6-paisint-3-88.pdf

No hay comentarios :

Publicar un comentario