jueves, 17 de diciembre de 2015

La AVENTURA de LEER
«100 años de transformación»
Por Sofía Belén Lacasa Pintos*

EL PASADO OCTUBRE fue el aniversario de la publicación de la obra más famosa del escritor checo Franz Kafka. Publicada en alemán, en 1915, con el título de “Die Verwandlung”, se trata, como ya habréis adivinado muchos de vosotros, de la obra «La metamorfosis», que cumplió ese mismo mes su primer centenario. Resulta curioso el hecho de que a pesar de que Kafka es el autor checo más conocido del siglo XX, el aniversario de su obra más famosa ha tenido poco eco en la República Checa, donde, la verdad, el escritor nunca ha sido muy popular.
  
        Kafka sólo tardó 21 días en escribir su obra, hecho que ocurrió a finales de 1912, pero no fue hasta octubre de 2015 cuando “La Metamorfosis” ve la luz, cuando fue publicada por primera vez en la revista «Die Weissen Blatter». Luego apareció como libro. Fue una de las pocas obras que publicó en vida.
  
        Franz Kafka era una persona enigmática, compleja, extraña, introvertida, solitaria… Era una persona que tenía muy mala salud, una pésima relación con su padre y tenía una visión del mundo muy peculiar. Para comprender su obra, debemos conocer su visión del mundo.
  
        Kafka veía el mundo como un mundo ininteligible, laberíntico, absurdo, limitado… Consideraba que el mundo no se entendía, que era extraño y pesadillezco, que los hombres eran como títeres que buscaban su propia salvación y supervivencia pero que siempre se encontraba con obstáculos, a veces puestos por ellos mismos, todo ello provoca una búsqueda constante sin respuesta lo que le provoca al hombre angustia y opresión.
  
        Todo ello se ve reflejado en su obra y en su forma de ser, sus obras siempre han estado vinculadas a esta enigmática personalidad de Kafka. Lo vemos en su forma de escribir, introduce situaciones insólitas en medio de la realidad, se introduce mucho en el mundo de los sueños, el lector muchas veces tiene la sensación de no saber si lo que está leyendo es real o pertenece a un sueño, todo en sus obras es muy enigmático y ambiguo, sus personajes son seres tristes, empequeñecidos.
  
        En este libro, el autor relata la historia de Gregorio Samsa, un joven que se dedicaba al comercio. Tras una noche inquieta y pesadillezca, Gregor se despierta convertido en un repugnante insecto. Este hecho provoca que haya un cambio radical en su vida y en la de todos los que le rodean. Gregor era el sustento de la familia y él creía que podría seguir llevando su vida normal, pretendía seguir asistiendo al trabajo y ayudando a su familia. Primero piensa que todo es el resultado de un mal sueño, luego comienza a aceptar que se ha convertido en insecto y que tendría que aprender a manejarse con destreza en su nuevo cuerpo, finalmente pierde toda esperanza y su ánimo se opaca, sobre todo ante la reacción de su familia y decide que es mejor morir. La familia tiene que empezar a trabajar como si la desgracia le hubiera caído a ellos y no a Gregor. Al principio, era su hermana Grete quien le cuidaba, pero, al final, todos le acaban abandonando en su habitación donde él vive (en este espacio cerrado transcurre la mayoría de la historia) y acaba muriendo allí. Acto que termina siendo un alivio para la familia, un problema que se agradece por lo que se quitan de encima, ven la luz y una nueva vida.
  
        Una de las cosas más interesantes del relato es que nadie se pregunta por el porqué de las cosas, nadie se pregunta por qué Gregor se ha convertido en un insecto; lo asumen sin más…
  
        Para finalizar, otro dato muy importante es que en ningún momento se da el nombre del insecto; Kafka no quiso concretar el insecto resultante del fenómeno metamórfico, a fin de que el lector fuese sintiendo la transformación a medida que esta sucedía. Cuando el relato iba a publicarse en 1915 y supo que llevaría alguna ilustración, escribió de inmediato a los editores: «Resulta que se me ha ocurrido, dado de que Starke será realmente el ilustrador, que quizá esté en su deseo querer dibujar el mismísimo insecto. ¡Esto no, por favor! El insecto mismo no debe ser dibujado. Ni tan solo debe ser mostrado desde lejos... ».

  

__________

*SOFÍA BELÉN LACASA PINTOS (Buenos Aires, Argentina, 1993) estudia 2.º de Grado en Maestro de Enseñanza Primaria en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga.

domingo, 13 de diciembre de 2015

HÉROES de VIÑETA
«La Biblia de Wolverton»
Por Javier Mesón*

El libro más famoso de la historia, “La Biblia”, ha tenido numerosas adaptaciones gráfi­cas a lo largo de la historia del Noveno Arte; entre ellas, encontramos la de Basil Wolverton, una obra en la que su autor adapta a la estética gráfica “El Antiguo Testamento” y el “Libro del Apocalipsis”, libros de la Biblia a los que dedicó gran parte de su vida con colaboraciones para la Worlwide Church of God, entre los años 1953 a 1974, aunque, principalmente, para la revista “Plain Truth”, cuyo trabajo alterna con ilustraciones para otras revistas de la época como “Mad”, editada por Al Feldstein.
        Basil Wolverton (Central Point, Oregón, EE UU, 1909) es un brillante ilustrador que, con su asombrosa técnica, logra dar vida, de forma hiperrealista y estremecedora, a algunos de los pasajes bíblicos más importantes. En esta adaptación de “La Biblia”, de cuya recuperación en España se encargó hace unos años, en 2012, la madrileña Diábolo Ediciones en una cuidada edición, se respeta la publicación original, y en sus páginas se relatan, entre otros muchos eventos bíblicos, acto de la creación del hombre, el episodio del Arca de Noé, el trágico fin de Sodoma y Gomorra, y la aparición de Moisés y su marcha de Egipto en busca de la tierra prometida. También, encontramos a personajes de la importancia de Abraham, Sansón o el rey Salomón, así como pasajes tan atractivos como el enfrentamiento entre David y Goliat y la construcción del Templo de Jerusalén; no faltan las perturbadoras imágenes del Apocalipsis. Completan el tomo unos dibujos humorísticos realizados también la WCG. En esta edición de ahora se recuperan dibujos censurados por su crudeza y que no fueron expuestos al gran público lector, con el fin de no perturbar a los fieles de la iglesia. Unos retratos que llegan al a su máxima expresión en los rostros de las personas representadas.
        El relato de estos hechos bíblicos no fue continuado con el Nuevo Testamento a causa del ictus que sufrió Wolverton en 1974, preludio de su fallecimiento en 1978, dejando truncada una obra que prometía ser su mejor exponente gráfico. Su valedor e introductor, Herbert W. Armstrong, continúo al frente de la Iglesia, hasta su muerte en 1986. Fueron décadas de colaboración entre ambos, dando como fruto un libro imprescindible, que pretendía ir más allá de las típicas biblias infantiles.
       La influencia de Wolverton se puede ver en autores de la talla de Robert Crumb o Robert Williams, o de gente del cómic independiente o alternativo como Charles Burns, Drew Friedman o Peter Bagge, e incluso algunos de sus dibujos se percibe el volumen tan preciso de los cuerpos de maestros del Noveno Arte como Richard Corben.
        En definitiva, “La Biblia de Basil Wolverton” es una obra maestra, desde su concepción hasta su desarrollo final. Un genio como Wolverton debe estar en la estantería de cada buen aficionado a la ilustración y la novela gráfica. Vaya mi recomendación más sincera. ¡No te la puedes perder!

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA
Título: “La Biblia de Wolverton”
Título original: “The Wolverton Bible”
Editado por Fantagraphics
Dibujos y textos: Basil Wolverton
Traducción: Diego Álvarez
Editorial: Diábolo Ediciones (Madrid)
Formato: cartoné, 312 páginas, 17 x 24 cm, B/N
Año de publicación: 2012


_______

*JAVIER MESÓN, publicitario de novedades y eventos editoriales relacionados con el tebeo, el cómic y la novela gráfica. Quien quiera estar al tanto de todas las novedades editoriales, puede consultar su blog “El Coleccionista de Tebeos”.

lunes, 7 de diciembre de 2015

SESIÓN CONTINUA
«La ola»
Por Ana Romero Senciales*



FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA
TÍTULO: Die Welle.
TÍTULO ORIGINAL: La ola.
DIRECTOR: Dennis Gansel
GUIÓN: Dennis Gansel, Peter Thorwarth, Ron Bimbach y Johnny Dawkins.
REPARTO: Dennis Gansel, Jürgen Vogel, Max Riemelt, Frederick Lau, Jennifer Ulrich, Elyas M’Bareck, Christiane Paul, Max Mauff, Tim Oliver Schultz, Jacob Matschenz, Amalie Kiefer, Cristina do Rego, Maximilian Vollmar, Gerald Alexander Held, Odine Johne, Ferdinand Schmidt-Modrow, Johanna Gastdorf, Liv Lisa Fries, Teresa Harder, Thomas Sarbacher, Tino Mewes, Maren Kroymann, Lennard Bertzbach, Marco Bretscher-Coschignnano, Hubert Mulzer, Jaime Ferkic.
GÉNERO: Drama. Thriller.
MÚSICA: Heiko Maile.
FOTOGRAFÍA: Torsten Breuer.
PRODUCCIÓN: Nina Maag.
PAÍS: Alemania.
AÑO: 2008
DURACIÓN: 107 min.
SINOPSIS
Es el día en que al profesor de Instituto Rainer Wenger (Jürgen Vogel) le toca explicar a sus alumnos el tema de la autocracia. Comienza utilizando un procedimiento experimental basado en una metodología que tiene como eje la presión autoritaria, procedimiento que, con el paso del curso, y de manera creciente, se le va escapando de las manos hasta el punto de convertirse en una práctica basada en el totalitarismo. El grupo de estudiantes adopta una estructura jerárquica, inventa un saludo, elige un uniforme, fija unas normas y toma un nombre (La ola) y un símbolo (una ola roja). El interés por las clases de este profesor comienza a crecer de una forma inusitada y se le unen cada vez más alumnos a sus clases. El movimiento sobrepasa los umbrales del instituto y comienza a hacerse notar en la sociedad mediante actos de vandalismo, que causan serios daños en las personas y en sus cosas. Cuando el profesor quiere acabar con esto, es ya demasiado tarde y no puede frenar el trágico desenlace.
CRÍTICA
¿Es posible, en plena democracia, entender el autoritarismo? Esta película, ambientada en una clase de un instituto alemán, nos muestra que sí es posible entenderlo en primera persona, a través de su propia vivencia. La película explica el autoritarismo a través de un experimento que, a modo de juego, el profesor pone en práctica. Todas las escenas que componen la película tratan de mostrar al espectador la «fuerza del grupo», el poder que logran alcanzar las masas cuando trabajan en equipo, el sentimiento de grupo que se puede lograr despertar, en el que la disciplina se plantea como un aspecto fundamental e imprescindible para la creación y la eficacia del grupo, el cual decide llamarse «La ola».
        El profesor realiza uno de los papeles principales. Este profesor es un hombre alemán de ideología izquierdista, como se puede ver en la escena en que intenta demostrar la bondad de los valores anarquistas, pero que, ante la desidia y el interés que el tema despierta en sus alumnos, se ve abocado, sin mucho empeño de su parte, a desarrollar las características del autoritarismo. Así pues, plantea el experimento ya mencionado para que los alumnos no se aburran durante su clase.
        Su figura en el experimento trata de emular la de un líder carismático, fácil palabra y gran capacidad de convicción, fuerte atractivo y gran magnetismo personal, características que, gracias a su poder como docente, acaba consiguiendo, y, como tal, asume toda la autoridad sobre el grupo, con frases propias de líder dirigidas a sus alumnos como «la fuerza a través de la disciplina». Su esposa, que también trabaja en el instituto, se coloca en contra de su experimento casi desde un primer momento, oposición que se concreta en varias escenas de la película, en las que ella le muestra su desacuerdo tanto en la propia casa familiar como en el instituto.
        La metodología manipuladora que se lleva cabo es una de las claves que hacen que la película se desarrolle de forma cada vez más dramática, como se puede ir observando en los numerosos actos de vandalismo, los cuales cada vez alcanzan mayor gravedad. Con cada uno de estos actos, podemos ver la fuerza que cobra una simple idea que salió de la nada, hasta convertirse en una realidad para cada uno de ellos, hasta el punto de trocarse en fuerte amistad los malos roces que existían entre algunos, pues, en definitiva, lo que impera es la unidad del grupo, pues todos ellos son el grupo, «un grupo bien consolidado frente a un enemigo común». El sentimiento de integración al grupo, el de objetivo común, y, sobretodo, el de superioridad frente a todo el mundo hace que este movimiento tome bastante conciencia entre los participantes, y así reflexionar sobre lo que somos capaces de hacer las personas para defender un grupo y una idea que consideramos nuestros.
        El autoritarismo creado pasa claramente a un totalitarismo, donde no permiten otras ideas, intentando, por ejemplo, borrar los eslóganes de los anarquistas, incluso enzarzándose en peleas con ellos y creyendo que la única verdad es la que ellos portan.
Otros personajes cuya importancia merece ser destacada son Karo y Mona, las cuales son desechadas del grupo por no compartir sus ideas e incluso discriminadas e ignoradas por sus propios compañeros, como cuando Karo no va vestida con el mismo uniforme que el resto. Otro personaje que merece ser mencionado, quizá por destacarse como uno de los más importantes del grupo, es Tim, un chico no muy escuchado en su familia y marginado por sus compañeros, pero que en “La ola” desempeña un papel que le gusta, con el que él se siente realizado, convirtiendo al grupo en el único sentido de su vida, no queriendo que acabe y provocando una tragedia cuando esta finaliza. Este personaje me parece el más curioso y el que más se adentra en el experimento, quizás en él puedo ver lo fácil que es manipular a la gente, sobre todo a aquellos que como Tim han carecido de afecto, amor propio y personalidad.

        Es una película recomendable no sólo como entretenimiento, sino también para reflexionar sobre nosotros mismos como personas, así como para comprobar cómo la unión hace la fuerza y la importancia que tiene saber parar a tiempo, sobre todo con colectivos tan vulnerables como es el caso de los adolescentes.



__________

*Ana Romero Senciales (Cuevas de San Marcos, 1993) estudia 2.º curso de Grado en Maestra de Educación Primaria en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga.