domingo, 13 de enero de 2019

   
+INFO:
https://www.antena3.com/noticias/cultura/popeye-cumple-90-anos_201901125c3a0fdc0cf276abc5c805fa.html  
     
*     *     *

sábado, 5 de enero de 2019


MOMENTOS de la HISTORIA
«“El Cenachero”, un icono de la ciudad de Málaga»
Por José Antonio Molero
  
 A Ninfa Estela Duarte Torres:
Un trocito de Málaga para la única luz que hallo en mis días de tinieblas.
  
  


EL CENACHERO
  
«Allá van sus pescadores
 con los oscuros bombachos
 Columpiando los cenachos
 con los brazos cimbradores.
 Del pregón a los clamores
 hinchan las venas del cuello:
 Y en cada pescado bello
 se ve una escama distinta,
 en cada escama una tinta
 y en cada tinta un destello.»
  
SALVADOR RUEDA (1857-1933).
  
  
PARA LOS HABITANTES DE la Málaga del siglo XIX y primera mitad del XX, e incluso puede que antes, era muy habitual ver, en ciertos puntos de las playas del litoral, un numeroso grupo de marengos esforzándose por traer el copo desde sus jábegas hasta el rebalaje, mientras montones de cenachos yacían esparcidos sobre la arena a la espera de ser llenados con el fresco manjar marino espléndidamente cedido por las aguas de la bahía malagueña.
     
Los cenachos eran unas especies de espuertas medianamente grandes, con una o dos asas, construidas de forma artesanal con esparto, planta de hojas muy duras que aún abunda en las sierras malagueñas, aunque, en otros sitios, esta suerte de capachos podía elaborarse con hojas grandes de palma, enlazadas entre sí.
         
En cualquier caso, el cenacho estaba destinado al transporte de carnes, pescados, frutas, hortalizas o cosas similares. Pero en Málaga, el cenacho estaba construido, esencialmente, de esparto y su utilidad se concretaba en servir de recipiente de pescado para poder transportarlo para su posterior venta por las calles malagueñas.
[…]
  
NOTA del EDITOR:
  
Málaga tiene muchas cosas para hacerse recordar. Una de ellas, el “Cenachero”, es el tema de este artículo. Con su silueta bizarra, el “Cenachero” engalana con el tronío de la acometida de un morlaco la Plaza de la Marina, recordándonos a los malagueños el afán hospitalario y el aire de modernidad de una ciudad siempre abierta a todo lo que le viene del mar… y, hoy, de todas partes. Veremos, en escenas sucesivas, el día en que fue inaugurada la estatua, el “Día de Reyes” de 1964, hace ya justamente 55 años, la incomprensión que sufriría luego a causa, quizás, del choque entre políticas irreconciliables, el destierro que sufrió al pasaje de la Farola y su traslado al sitio que lo emplaza hoy, algo apartado del calor humano de Málaga.
  
     
ATENCIÓN: La web a la que conduce la dirección arriba indicada goza de todas las garantías que puede brindar una entidad pública como es la Universidad de Málaga. Por tanto, si no puedes visualizar correctamente la página que se indica, copia esa dirección electrónica en la barra de direcciones de internet de tu ordenador ( o computadora).
   
   
   
*     *     *